Contrato de préstamo Mercantil: Qué es, para qué sirve y cómo funciona

Se suele hablar dentro del mundo de las finanzas de préstamos específicos como el préstamo personal, esto por el simple hecho de que son los más utilizados por las personas. Pero es importante que conozcas otro tipo de préstamos y sobre todo lo que involucra dentro de sus contratos, como es el caso del contrato de préstamo mercantil. ¿Ya habías oído antes de este tipo de préstamo y de contrato?

Puede que no lo hayas oído por este nombre pero que ya lo hayas solicitado en algún momento. Pero de eso no te preocupes, porque a continuación nos encargaremos de aclararte todas las dudas relacionadas a dicho préstamo y a su contrato en sí. Ponte cómodo, porque esto no te tomará más de 5 minutos y quedarás con las cosas muy claras.

Qué es un préstamo mercantil

Para poder entender mucho mejor el contrato de un préstamo mercantil tienes que saber primero qué es exactamente un préstamo de este tipo.

Este tipo de préstamo es uno de los más comunes entre comerciantes, ya que es un compromiso en el cual adquieres un préstamo por medio de cosas destinadas al acto de comercio. Por lo tanto, a diferencia de un préstamo personal que puedes destinar a un uso libre, el préstamo mercantil es solo para uso comercial.

Y debes tener claro que en este aspecto te encuentras con préstamos regular e irregular, donde el primero accedes a bienes no fungibles, siendo tu obligación restituir esos mismos bienes. En tanto el préstamo irregular, los bienes son fungibles, por ello adquieres el derecho de disponer de estos mismos, ya sea consumiéndolos, vendiéndoles, etc.

Características de un préstamo mercantil

Te invitamos a conocer las características de este tipo de préstamo:

  • Su fin es de especulación comercial.
  • Son siempre dinámicos.
  • En la mayoría de los casos se lleva a cabo entre comerciantes.
  • Se realizan de forma masiva.
  • Se rigen por el Código de Comercio y leyes específicas mercantiles.
  • No se necesitan formalidades.
  • Tienen un carácter netamente profesional.
  • No se admiten plazos de gracia.
  • Su vía procesal es el juicio mercantil.

Qué es el contrato de préstamo mercantil

Ahora que tienes más claro el tipo de préstamo al que nos referimos, por supuesto tendrá que tener de por medio la firma de un contrato por ambas partes para que se pueda cumplir al pie de la letra con los términos y condiciones previamente establecidos.

 Así que si eres comerciante, nuestra primera recomendación es que luego de llegar a los acuerdos con el prestador, te concentres en leer con calma el contrato que vas a firmar. Porque si lo firmas y luego te encuentras con sorpresas no podrás reclamar nada.

Para qué sirve el contrato de préstamo mercantil

Continuando con nuestros temas centrales, el para qué sirve este contrato, es para que tú como prestatario te comprometas a devolver las cosas prestadas en mayor cantidad y calidad dentro de un plazo establecido, o bien sea esta devolución a través de dinero.

En otras palabras es la garantía de que se cumplirá con los acuerdos que han sido establecidos con anterioridad.

Cómo funciona un contrato de préstamo mercantil

En cuanto al funcionamiento de un contrato de préstamo mercantil se refiere, este contiene ciertos elementos, los cuales pueden variar de un contrato a otro, pero por lo general son:

  • Elementos personales.
  • Elementos reales. Donde se puede distinguir tres tipos de préstamo mercantil, el de dinero, el de cosas fungibles como puede ser mercadería y el de cosas fungibles de carácter especial, las que se denomina títulos valores.
  • Obligaciones del prestamista. Donde el prestamista cede algo para recibir un interés y donde la obligación del mismo es aplazar la recuperación de los bienes hasta que se cumpla con el plazo del contrato.
  • Obligaciones del prestatario. Es aquí donde entra en escena la obligación de restitución, donde en este caso si eres tú quien recibe el préstamo tienes la obligación de devolver a tu contraparte otro tanto de lo que has recibido. Esto en el lugar y el tiempo señalado. Aquí también se encuentra la obligación de pagar intereses, lo cuales pueden ser moratorios.
  • Otras obligaciones. Esto sobre todo en materia bancaria, ya que de forma personal se puede garantizar a través de un aval, y de forma real por medio de prendas o hipotecas.

Llegado el momento en el cual hayas cumplido con todo el contrato, lo que significa que has devuelto todo el préstamo, el contrato se extingue.

Ten presente que cada contrato de préstamo mercantil será distinto uno del otro, ya que dependerá de los acuerdos a los que han llegado las partes contratantes. Aunque siempre existirá un mínimo obligatorio en el cumplimiento.

Como bien sabrás, en la mayoría de los casos al momento de firmar el contrato ya se ha establecido el plazo en el cual se cumplirá con todo el proceso. Pero existen excepciones donde al firmar aún no se establece este, en tal caso el préstamo va a vencer 30 días después de que el prestamista ha solicitado notarialmente el pago.

Validez del contrato

Como bien te mencionamos cada contrato es diferente, pero deben existir ciertos aspectos para que este tenga validez:

  1. Firma de las partes contratantes.
  2. El objeto del contrato.
  3. Fecha de otorgamiento del contrato.
  4. Identificación de las partes

Ventajas de obtener un préstamo mercantil

Para que puedas finalizar esta lectura y cuentes con la información completa, es necesario que conozcas las ventajas que puedes obtener de un préstamo mercantil:

  • Este se puede aplicar a cualquier tipo de negocio o empresa.
  • Si tu negocio o empresa genera más utilidades, mayor crédito mercantil puedes obtener.
  • Corresponde a uno de los factores fundamentales dentro de una empresa o negocio si de las finanzas se trata, porque ayuda en el desarrollo económico.

Esperamos te haya quedado todo claro, sobre todo si te encuentras próximo a firmar un contrato de préstamo mercantil.

Vea también: