¿Cuál es tu perfil de riesgo? Aquí tienes cómo averiguarlo

El hecho de que tengas ganas de invertir ya es una cosa e incluso un paso muy importante para introducirte en todo lo que conlleva la inversión en sí. Pero querer invertir en cualquier activo tampoco es la solución, realmente tan solo será una pésima decisión para iniciarte en este mundo y perder el dinero que tanto querías hacer crecer. Por eso es importante que parte de tu proceso o pasos iniciales te lleven a detectar y conocer cuál es realmente tu perfil de riesgo.

Y es justamente de lo que hoy te queremos hablar. Queremos mostrarte cuáles son los perfiles de riesgo existentes y cómo puedes averiguar cuál es el tuyo. Ya que esta información es clave para que comiences con el pie derecho y decidas cuáles serán tus movimientos a seguir.

¿Qué es exactamente el perfil de riesgo?

El perfil de riesgo es el perfil con el cuál te vas a identificar dentro del mundo de las inversiones y el que además te servirá de guía para generar mejores estrategias de inversión.

En cuanto al perfil, no importa el tipo de sector en el que te encuentres invirtiendo, porque lo que realmente hará saber tu perfil de riesgo será que tengas clara la disposición que tienes como inversor a asumir pérdidas y la tolerancia que tengas a la volatilidad del mercado.

Por lo tanto, el perfil de riesgo es el perfil de inversionista que tendrás.

Los perfiles que veremos el día de hoy han sido generados por la Comisión para el Mercado Financiero y son 3: perfil conservador, perfil moderado y perfil agresivo.

  • Perfil Conservador

Una persona conservadora por lo general es aquella que se encuentra comenzando a invertir y que en todo momento está buscando una estrategia segura de inversión.

En este perfil la prioridad es no exponerse al riesgo sin importar que los rendimientos obtenidos sean bajos. Y es por perseguir esta seguridad que las inversiones más utilizadas por los “conservadores” son las cuentas de ahorro, los bonos gubernamentales, los depósitos de banco, los títulos de deuda, todo lo relacionado a la renta fija, depósitos a plazo y fondos mutuos conservadores.

  • Perfil Moderado

A pesar de que este tipo de perfil continua siendo cauteloso con la toma de decisiones, se muestra más dispuesto a correr ciertos riesgos para poder acceder a mejores rendimientos.

Pero para un inversionista moderado es fundamental que exista un equilibrio entre la rentabilidad y la seguridad con sus inversiones.

Los activos que aquí puedes encontrar son: títulos de renta fija, y un pequeño porcentaje invertido en acciones, renta variable, fondos mutuos mixtos y ETF.

  • Perfil Agresivo

Un inversionista agresivo es aquel que siempre estará en la búsqueda de rendimientos elevados. Por eso está dispuesto a asumir mayor riesgo.

La estrategia que va a elaborar un inversionista agresivo es la de tener un portafolio que combine distintos activos financieros, esto con el objetivo de obtener mayores ganancias.

Dentro de este perfil los activos que se suelen encontrar son: los fondos mutuos de acciones y afines, inmuebles a corto plazo, y algunos títulos de renta fija.

Cómo puedes averiguar cuál es tu perfil de riesgo

En el comienzo de este artículo te comentábamos que es importante que sepas antes de comenzar a invertir cuál es tu perfil de riesgo. En ocasiones a simple vista te puede resultar un tanto confuso, sobre todo si no cuentas con la ayuda de un asesor.

Pero no te preocupes, porque según la Comisión para el Mercado Financiero los siguientes factores se encargarán de determinar cuál es tu perfil:

  • Tiempo de la inversión: esto tiene que ver con el tiempo en el cual esperas o quieres observar resultados de la inversión que has hecho.
  • El objetivo de tu inversión: no es llegar e invertir porque sí, realmente tienes que tener claro cuál es el objetivo de la inversión que estás realizando. Y tampoco se trata de determinar al azar un objetivo, este es clave para poder plantear una estrategia que te lleve al éxito.
  • La rentabilidad: esto quiere tiene que ver con los rendimientos que esperas obtener de tus inversiones.
  • Ingresos y obligaciones financieras: en este punto lo que tienes que tener claro es cuánto es lo que puedes invertir sin comprometer las obligaciones personales como los gastos básicos.
  • La tolerancia al riesgo: este punto es clave, porque finalmente será el que te califique en alguno de los perfiles. Tienes que tener claro cuánto es lo que estás dispuesto a arriesgar de tu capital a cambio de obtener rendimientos. No olvides que toda inversión estará sujeta a riesgos, aunque existen activos menos riesgosos que otros.

Es importante que tengas presente que en el mercado encuentras distintas opciones para invertir y que en cada una de ellas puedes obtener buenos resultados. Pero dependerá de las características que cubras como inversionista cuáles son las mejores para tu caso en particular.

Pero conocer los perfiles de riesgo también te da la posibilidad de ver las ventajas y desventajas que supone encontrarse en cada uno de ellos. Donde destaca que el pertenecer a un perfil de mucho riesgo, como es el caso del inversionista agresivo, será mucho mejor la rentabilidad que se puede obtener.

Y otro aspecto que tienes que considerar, es que si en este momento ya determinaste en cuál de los perfiles te encuentras. Esto no significa que eternamente te mantengas en este, porque puedes ir cambiando de perfil según las oportunidades y la situación financiera en la que te encuentres o la experiencia que tengas en el área.

Hacer una inversión no solo se puede realizar en la bolsa, estos perfiles de riesgo también te servirán para conocer el tipo de perfil que tienes si estás pensando en invertir en entidades financieras.

Entonces ¿a cuál de estos perfiles perteneces? No le des tantas vueltas, mientras antes conozcas tu perfil de riesgo y comiences a invertir, antes comenzarás a ver el rendimiento.

Vea también: