Cómo calcular tu capacidad de pago

La capacidad de pago es uno de los principales requisitos que debes cumplir si estás pensando en obtener un financiamiento. Es importante que sepas cuál es el tuyo sobre todo si tienes en mente concretar algún proyecto y este solo podrá ser posible con ese dinero que una entidad financiera te puede prestar. Misma razón que nos hace querer mostrarte cómo puedes calcular tu capacidad de pago.

Con esta información podrás dar el primero paso en el alcance de tus metas. Capacidad que se ve resumida en que puedas cada mes cumplir con los pagos de las cuotas sin quedar con tus cuentas en cero.

Presta mucha atención, porque con la información que hoy te traemos estarás listo para continuar con tu proceso. Pero no nos adelantemos y vayamos a ver el paso a paso, ¡comencemos!

¿Qué es exactamente la capacidad de pago?

Antes de que te coloques a hacer cualquier tipo de cálculo, tienes que tener muy claro de que se está hablando. Recuerda que el desconocimiento es el que hace que miles de mexicanos luego de obtener un préstamo se vean en problemas para pagarlo.

Para que no te quede ninguna duda, la capacidad de pago es saber que tienes la capacidad de cumplir con todos los pagos en tiempo y forma, sin esperar que estos vayan a vencer.

Por lo tanto, conocer tu capacidad es realizar un cálculo para conocer exactamente la capacidad financiera que tienes para pagar un crédito o un préstamo evitando en todo momento que se dañe tu salud económica. Lo que en otras palabras se puede observar como el hecho de que tú y tus ingresos te dejen un margen para adquirir un crédito.

Cómo calcular tu capacidad de pago

Ha llegado el momento de la verdad, a continuación sabrás con exactitud si realmente cuentas con la capacidad de pago para obtener ese crédito que tanto te puede ayudar:

  1. Lo primero que tienes que conocer es el monto total de tus ingresos, para ello tan solo debes sumarlos todos. Lo mejor para tener un valor más claro, es hacer esta suma tomando en cuenta un periodo de un mes.
  2. A continuación lo que tienes que hacer es restar el total de tus gastos, aumentando los importes que destinarás a tu deuda, que en otras palabras viene a ser el capital financiado más los intereses que este genere.

Presta mucha atención, porque la capacidad de pago se mide en porcentajes, valor que se utiliza para que puedas ver de mejor forma la probabilidad que tienes de cumplir con el vencimiento de las mensualidades. Es importante que puedas responder con esto, porque en caso contrario tendrías que comenzar a pagar intereses moratorios.

Por lo tanto, lo que finalmente mides es la solvencia económica que tienes para hacer frente a un financiamiento.

También jugarán un rol trascendental el que tengas otras deudas, como pueden ser de tarjetas de crédito. Porque estas harán que automáticamente disminuya tu capacidad de pago. Por eso, antes de tomar un préstamo lo mejor es que liquides esas pequeñas deudas.

Cómo saber que tienes una buena capacidad de pago

Si el cálculo de tu capacidad de pago ha sido favorable, nos alegramos demasiado, porque significa que cumples con el perfil para obtener un crédito o préstamo. Pero queremos aprovechar de entregarte información que te será de más ayuda, y es saber si tienes una buena capacidad de pago, lo cual se verá traducido en que puedas pagar tu deuda sin encontrarte con el dinero justo o el tiempo encima.

Para que te vayas haciendo una idea, una persona se considera que cuenta con una buena capacidad de endeudamiento cuando sus créditos no superan un determinado nivel de endeudamiento.

Para poner un ejemplo y poder entender mejor, si la suma de todos los gastos que tienes es de aproximadamente un 40% de tus ingresos, entonces serás el candidato perfecto para un nuevo crédito.

En caso contrario, si todos tus gastos mensuales superan el 70% de tus ingresos, no cumplirás con el perfil, porque no tendrás la capacidad de pago suficiente.

¿Ya hiciste tus cuentas para ver el porcentaje que tienes de capacidad de pago?, porque lo siguiente también te podrás ser de gran ayuda:

  • Saber que la fecha límite de pago corresponde al último día en el que puedes realizar el pago.
  • Que la fecha de corte es el día en el cual comienza tu periodo de pago y que va a finalizar con la fecha límite de pago vista anteriormente.
  • La fecha de facturación por lo general coincide con la fecha de corte y es el día en el que debes hacer la factura para el pago.
  • El pago requerido es el monto que tienes que pagar.
  • Que el pago total para no generar intereses, tal como lo indica su nombre es el monto a pagar para que no hayan intereses extra.
  • El pago mensual o quincenal será la cantidad que debas pagar en ese periodo.
  • Y que el saldo total es el monto total que te queda por pagar de la totalidad de tu crédito.

Para ir finalizando, según la CONDUSEF (Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financiero), es muy importante que puedas conocer tu capacidad de pago, ya que debes contar con una estructura económica para enfrentar todos tus compromisos, ya sea de gastos o deudas.

Por lo tanto, antes de adquirir nuevas deudas, es prioridad que sepas cuál es exactamente tu capacidad real de pago. Así mantendrás tus finanzas personales saludables, además de tener la posibilidad de obtener ese financiamiento que tanto necesitas.

Y no olvides que para una institución financiera, que una persona tenga una buena capacidad de pago significa que puede cumplir con tranquilidad con todas sus obligaciones. Corre a hacer tus cuentas y si ves que tienes una buena capacidad de pago, ve por tu crédito.

Esperamos haber aclarado todas tus dudas, nos vemos en una próxima oportunidad.

Vea también: