Cómo construir una buena cartera de inversiones

Hablar de inversiones es poder hablar de uno de los mecanismos más utilizados en la actualidad para poder hacer que tu dinero crezca de forma segura, confiable y eficiente. Y tal como hemos visto en otras oportunidades, no se trata de llegar y tomar una decisión sencilla. Esto involucra análisis e investigación del mercado para poder entender cómo funciona y en base a esto tomar una determinación final.

Conocer los términos es otro de los pasos que debes dar para avanzar por el camino de las inversiones. Pero esto no es todo, uno de los aspectos claves es que puedas construir una buena cartera de inversiones. Y es precisamente de eso de lo que hoy nos encargaremos. Así que presta mucha atención porque estás a pocos pasos de convertirte en todo un inversionista.

¿Qué es la cartera de inversiones?

Si vas a construir tu cartera de inversiones lo primero que tienes que saber es qué es esto.

Para refrescar un poco tu memoria, debes recordar que las inversiones son activos fijos o variables en los cuales estás depositando un porcentaje de tu dinero. Por lo tanto, no solo se trata de invertir en uno, sino que los inversores pueden depositar su dinero en varios.

Siendo la finalidad de crear una cartera financiera el poder generar plusvalía con todos esos activos. Tomando en cuenta que una cartera de inversiones no solo se encuentra conformada por acciones, los que también pueden ser fondos de inversión, materias primas, divisas, entre otros.

Cómo puedes construir una buena cartera de inversiones

Ya te comentábamos que la cartera de inversiones se compone tanto de la renta fija como de la renta variable. Con esto claro podemos pasar a ver cómo puedes construir tu propia cartera de inversiones.

1. Define tu perfil de inversor

No puedes continuar con la creación de tu cartera ni mucho menos seguir invirtiendo si no tienes claro cuál es tu perfil de inversor.

El perfil tiene relación directa con el riesgo que estás dispuesto a asumir a través de tus inversiones. Por ello, este vendrá a ser tu punto de partida a penas te sumerjas en el mundo de las inversiones. De hecho esto es lo primero que preguntan los gestores a sus clientes cuando van a comenzar.

Para no complicar tu existencia tienes que saber que a rasgos generales existen 3 perfiles de inversor. El perfil conservador, el perfil moderado y el perfil agresivo, donde cada uno se va a caracterizar según la tolerancia al riesgo, la cual va de menor a mayor.

Pero antes de decidir, no olvides que el riesgo y los beneficios que puedes obtener se encuentran directamente relacionados. Lo que se traduce en que si arriesgas más dinero, los beneficios serán mucho más elevados.

2. Define tus objetivos

Y esto no solo en las finanzas. En todo orden de cosas si vas realizar algo lo primero que tienes que hacer es definir tus objetivos.

La pregunta clave que te debes plantear en este punto es ¿qué es lo que quieres conseguir con tus inversiones? En el momento en que tengas claro por qué vas a invertir y en qué, es tiempo de determinar el plazo de la inversión.

Para que te hagas una idea en cuanto a los plazos, cuando un inversor quiere obtener una alta rentabilidad en un periodo de plazo corto, tiene que estar dispuesto a asumir fuertes riesgos. Pero en este sentido no te tienes que preocupar tanto, porque dentro de tu cartera de inversiones pueden ir productos a corto y largo plazo.

3. Es el momento de elegir tus activos

Poder conseguir buenos resultados y crear una buena cartera de inversiones implica que selecciones variedad de activos. Donde lo ideal es que puedas combinar los de corto con los de largo plazo.

Algunas de las alternativas más cotizadas y seleccionadas son: los bonos, los bienes raíces, los fondos de inversión, las divisas, los ETFs y los depósitos a plazo.

4. La fiscalidad y las comisiones

Tu cartera de inversiones no solo debe caracterizarse por ser variada. Uno de los aspectos fundamentales a los cuales tienes que prestar atención es a saber cuáles son las diferentes comisiones que las distintas entidades van a cargar sobre cada uno de los productos. Además de conocer la fiscalidad de estos.

Este punto es importante tenerlo presente, porque una cartera de inversiones no es una cartera o un elemento que con el tiempo se mantendrá estático. Más bien es algo que se tendrá que ir actualizando cada cierto tiempo.

La buena noticia es que no necesitas de un experto en la materia para poder gestionar tu cartera de inversiones.

5. Las acciones en la bolsa

Es fundamental que sepas que las inversiones a largo plazo en la bolsa realmente son las más rentables, pero no todo lo que brilla es oro.

La susceptibilidad de este tipo de inversión radica en que incita a los inversores a cometer muchos errores. Esto porque en la mayoría de los casos las personas se dejan llevar por las emociones que en lo netamente financiero.

Con estos 5 puntos ya cuentas con las herramientas necesarias para poder crear tu cartera de inversiones de forma correcta y ordenada. Recuerda que no solo se trata de tener activos de renta fija, mientras más diversificada se encuentre tu cartera será mejor.

Otro aspecto que es bueno lo tengas en mente, es que tienes que conocer los términos básicos que se usan en este mundo, porque será decidor para que tu cartera de inversiones sea eficiente.

Y pensar sin temor cuando vayas a realizar una inversión, los riesgos son parte del proceso y en las inversiones es bueno que los puedas correr. Porque este puede cambiar drásticamente tus finanzas personales y hacerte alcanzar los objetivos que te habías propuesto.

Así que considera que los riesgos en las inversiones pueden llegar a ser bastante eficientes. Esperamos que puedas comenzar a crear tu cartera con todos estos consejos y nos vemos en una próxima oportunidad.

Vea también: