Conozca los procesos para abrir su propio negocio en México

Abrir un negocio en este momento es una excelente decisión, sobre todo si recientemente te has quedado sin trabajo. Y precisamente son muchos mexicanos que se encuentran en la misma situación que tú, o que hace algún tiempo tienen en mente una idea y no se han arriesgado a darle vida. Como queremos que todo lo que te propongas lo consigas, hoy queremos que conozcas los procesos a seguir para abrir tu propio negocio.

De seguro te sorprendes con lo poco complejos que son y porque tampoco necesitas cumplir con tantos requisitos, como ocurre con otro tipo de trámites dentro de México. Nuestra recomendación antes de comenzar, es que prestes mucha atención, porque puede que antes de lo esperado ya te encuentres inaugurando el tuyo. ¿Listo para comenzar y convertirte en todo un emprendedor?

Un poco de impulso para tu negocio

Antes de pasar a ver los procesos que tienes que realizar para abrir y poner en marcha tu propio negocio en México. Es necesario que sepas, que tanto con entidades privadas como en  públicas de parte del gobierno, puedes acceder a créditos especiales para el apoyo de emprendedores.

Por una parte se encuentran los bancos, los cuales pertenecen al grupo de los privados y con los cuales por lo general necesitas cumplir con una mayor cantidad de requisitos que a través del sistema público.

Y por otra parte tenemos a los organismos públicos respaldados por el gobierno de México, donde puedes encontrar excelentes apoyos económicos para emprender si eres joven o adulto.

Por lo tanto, si quieres optar a uno de ellos no olvides tomarte el tiempo que sea necesario para analizarlos y decidir cuál es el que más te conviene.

Con todo esto dicho, podemos continuar.

¿Cuáles son los procesos para que puedas abrir tu propio negocio?

Lo primero que tienes que conocer en cuanto al proceso, es que ya no es como antes, donde tenías que esperar una buena cantidad de tiempo para abrir y poner en regla tu negocio (no nos referimos a días, sino semanas e incluso meses). Lo cual desmotivaba a cualquier emprendedor, el que finalmente dejaba de lado sus sueños.

Al día de hoy por suerte para todos, esto ha cambiado. Por lo que, ahora es bastante más sencillo poder abrir un negocio.

Debes tener en cuenta que los procesos son los mismos en todos los estados mexicanos, pero de todas maneras debes prestar atención, porque en algunos estados sí puede haber algunas variaciones en los requisitos y los costos.

1. Uso de suelo

Es importante que sepas que dentro del proceso se encuentra pedir un permiso de uso de suelo. Que dentro de los estados debes hacerlo en las cabeceras municipales, y en el caso de la Ciudad de México, acercándote a la ventanilla única que encontrarás en cada delegación de las oficinas de la Secretaría de Desarrollo Urbano.

El costo por estado va a variar, pero en CDMX puedes encontrarlo por el valor de $891.50. Este permiso tiene una duración de 2 años y lo puedes renovar de forma muy fácil.

2. Aviso de declaración de apertura

Este corresponde al segundo trámite a realizar, que es exactamente hacer una declaración de apertura de establecimientos mercantiles.

Este proceso no tiene costo alguno, e incluso en algunos estados del país puedes realizarlo en línea llenando un formato que incluye un sello digital. ¡Ojo!, porque este lo debes colgar en tu establecimiento.

3. Licencias para el funcionamiento

Esta licencia será necesario que la saques si tienes pensado vender bebidas alcohólicas. Pero en caso contrario te puedes saltar este proceso.

Existen dos tipos de licencia de funcionamiento. Por una parte se encuentra la de tipo A, que es para restaurantes y hoteles, y por otra parte la tipo B, que es para bares y discotecas. Si estás pensando en un salón de fiestas, tendrás que pedir una licencia especial

En cuanto a los costos de estas, también dependerá del estado en el que vivas, pero para que tengas una idea, estas van desde los 6 mil a los 12 mil pesos y su vigencia es de tres años.

4. El anuncio exterior

El trámite para hacer este proceso también lo debes realizar en la ventanilla única de cada delegación.

El tiempo en el que se te entrega va a variar, al igual que el monto a pagar dependiendo del estado. Donde también influye el tamaño y tipo de anuncio.

Para que visualices cómo pueden cambiar los requisitos, hay algunos estados en los cuales no se permiten anuncios luminosos y otros donde un anuncio puede ser considerado como inmoral.

5. Inscripción en el Registro Federal de Contribuyentes

Para finalizar con los procesos, tan solo hace falta que te des de alta en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, bajo el régimen que le convenga a tu negocio. Por eso analiza bien tus opciones antes de tomar una decisión.

Sal de tu zona de confort

Sabemos que muchas veces se puede ver que un proceso es sencillo, pero aún así no nos arriesgamos porque tenemos miedo a lo desconocido y al fracaso.

Es normal sentirse de esa forma, porque nadie te dirá a ciencia cierta si lo que tienes pensado emprender va a funcionar como deseas o no. Pero es por esto mismo que no puedes dejar la oportunidad de intentarlo.

Nuestra recomendación es que salgas de tu zona de confort y averigües por tu mismo si allí se encuentra el éxito que tanto andabas buscando.

Como has podido observar, los procesos para que puedas abrir tu propio negocio en México son bastante rápidos y sencillos en comparación a hace algunos años atrás.

Otro punto que debes tomar en cuenta antes de ir paso a paso con los trámites, es que lo que te hemos mostrado hoy son los procesos para establecimientos netamente mercantiles, y no industrias o fábricas. Finalmente revisa bien los requisitos y los costos que hay en tu estado y delegación, para que el procedimiento se vuelva aún más simple y rápido.

Vea también: